Actualidad Charata

Provincia del Chaco

Para publicidad 03731 609777

Slider

Imágenes del tema de kelvinjay. Con tecnología de Blogger.

Recent comments

Charata TV

Policiales

Estudio Contable G&V Charata

Gestión

Política

Locales

Sudoeste

Chaco

Sociedad

Deportes

Nacionales

Internacionales

» » » » » » » La importancia de la hidratación para evitar el golpe de calor

Es fundamental saber cuáles son los síntomas de un golpe de calor para poder reaccionar a tiempo de la forma adecuada, ya que es una situación de peligro que puede ser muy grave, especialmente en personas mayores, embarazadas, bebés y niños pequeños, ya que son los principales grupos de riesgo para sufrir un golpe de calor.

En el primer nivel, los síntomas habituales de un golpe de calor son:

Piel enrojecida

caliente y seca

Sed intensa y sequedad en la boca

Sudoración excesiva

Sensación de calor sofocante

Temperatura mayor a 40 °C

En el segundo nivel, surgen otros síntomas como:

Debilidad muscular y calambres

Dolor de cabeza y mareos

Orinar poco

Anhidrosis (ausencia de sudor)

Pulso fuerte y acelerado

Dolor de estómago y falta de apetito

Tercer nivel de riesgo:

Hiperventilación

Agotamiento

Nauseas o vómitos

Estado de confusión

Desorientación

Pérdida de conciencia

Delirio o convulsiones

Desmayo o incluso coma

GRUPOS Y SITUACIONES DE MAYOR RIESGO DE GOLPE DE CALOR

Cualquier persona puede ser víctima de un golpe de calor ya que la temperatura a la que se puede producir varía de un individuo a otro, pero no obstante, hay personas que tienen mayor riesgo de sufrirlo dependiendo de diversos factores como: la edad, el sexo, la intensidad y duración de las actividades físicas que realicemos, las altas temperaturas y la humedad ambiental, así como, la tasa de sudor individual de cada persona.

CÓMO PREVENIR UN GOLPE DE CALOR

Es importante seguir estas recomendaciones de los expertos para combatir y evitar que se produzca un golpe de calor:

Ante altas temperaturas, y en especial cuando se prevén olas de calor, evita realizar comidas copiosas, sigue una dieta equilibrada rica en vegetales, frutas y verduras. Además, beber 1 ó 2 vasos de agua en las principales comidas, te ayudará en la absorción de los nutrientes y las vitaminas necesarias para el buen funcionamiento del organismo, y así rehidratarte y recuperar el agua perdida durante el día. En circunstancias normales, perdemos en torno a 2 litros y medio de agua al día por la sudoración, respiración, etc. Esta cantidad puede incrementarse con altas temperaturas, por ello, en situaciones de calor, debemos beber más agua durante todo el día, de forma constante, y sin esperar a tener sed, ya que esta sensación es ya un síntoma de alerta de nuestro organismo para indicarnos que la deshidratación ha comenzado.

Lleva una botella de Agua Mineral Natural siempre contigo. Tenerla cerca nos recordará que tenemos que tomar agua periódicamente.

En las horas de calor más intenso, es aconsejable permanecer en casa o en lugares frescos o a la sombra. En casa, mantén las ventanas, estores o toldos bajados mientras la temperatura exterior sea superior a la interior del lugar donde nos encontremos. Es conveniente abrirlas de noche, cuando refresca, para ventilar. Si permaneces varias horas en lugares con aire acondicionado, recuerda que puede incrementarse la pérdida de agua y tener una menor percepción de sed. En épocas estivales, el golpe de calor o estrés térmico resulta especialmente peligroso en los trabajos al aire libre, como en la construcción, la minería, la agricultura, la siderurgia, la pesca, la logística, el transporte, etc. Unos correctos hábitos de hidratación pueden prevenir muchos accidentes laborales y evitar que las pérdidas de agua, por el sudor y el esfuerzo intenso, sean superiores a la ingesta, produciéndose un déficit de agua corporal (deshidratación).

Por ello, es importante planificar las tareas más pesadas en las horas de menos calor, y evitar trabajar solo. No es conveniente que trabajes sin camisa bajo el sol, dado que ésta retiene la humedad, disminuye la perdida de líquidos y, además, protege la piel de quemaduras. También es conveniente aumentar la frecuencia de las pausas de recuperación (cada media hora o cada hora como mínimo), estas pausas se deben hacer en lugares a la sombra o frescos, y aprovecharlas para rehidratarnos.

Si sales a caminar, correr o practicar cualquier deporte al aire libre en días con altas temperaturas y humedad, es conveniente cambiar la estrategia de entrenamiento para bajar la intensidad y/o la duración, así como establecer descansos más frecuentes y prolongados, usar vestimenta ligera y de colores claros, además de buscar los lugares más frescos y evitar la práctica del ejercicio cuando las condiciones son excepcionalmente calurosas y húmedas.

Y recuerda: debes tomar 500 ml de agua una o dos horas antes de iniciar la actividad, entre 100 y 200 ml durante el desarrollo de la misma, cada 20 ó 30 minutos de forma sistemática, o no pasar más de 10 km sin hidratarte, y, una vez finalizada la actividad, es recomendable beber 1,5 l de agua por kilo de peso corporal perdido.

Evita la exposición directa a los rayos del sol, sobre todo en las horas centrales del día. El sol intenso es uno de los factores externos que más facilita la evaporación de agua de nuestro organismo. ¡No dejes que tu piel y tu organismo se sequen por dentro!

Beber frecuentemente agua mineral te ofrecerá la garantía y la seguridad de hidratarte de forma sana y natural a lo largo de todo el día, vayas donde vayas. Acostúmbrate a beber agua antes de salir de casa y a llevar siempre contigo una botella de agua mineral para hidratarte en cualquier momento y lugar, con todas las garantías de un agua pura de origen, sin tratamientos químicos y con una composición constante en minerales.

No esperes a tener sed, no bebas esporádicamente ni de forma compulsiva para calmarla, y recuerda, bebe de forma regular y a pequeños sorbos.

Refrescarse, mojarse cara, manos y nuca, así como ducharse o bañarse puede ayudarte a mantener la termorregulación de tu organismo. Antes de la ducha o el baño, beber un vaso de agua te ayudará a bajar la presión sanguínea. En la calle, o si estás al aire libre, utiliza ropa ligera y de color claro, que atrae menos el sol, y calzado fresco que permita la transpiración y reduzca la sudoración, consiguiendo así una menor pérdida de líquidos. Protégete del sol con una gorra, sombrero o pañuelo y usa gafas con absorción de rayos UV. Emplea crema con filtros solares (a partir de FPS 15) para proteger e hidratar tu piel desde el exterior. Es recomendable aplicarla unos 20-30 minutos antes de la exposición al sol y repetir la aplicación cada dos horas.

Pero no olvides hidratar también tu cuerpo desde el interior, adoptando el hábito de beber entre 2 y 2,5 litros de agua al día, en intervalos regulares (150 ml aprox. cada hora) y a pequeños sorbos. Una adecuada hidratación nos ayuda a humedecer los tejidos del cuerpo, a mantener la capacidad de protección, la resistencia y a preservar la elasticidad de nuestra piel.

Si conduces con temperaturas ambientales superiores a los 37 °C, los expertos recomiendan aumentar la ingesta de agua en unos 300 ml por cada grado que aumente. Al volante, ten siempre a mano una botella de agua mineral, te permitirá estar constantemente bien hidratado y te ayudará a mejorar tu capacidad de reacción, combatir el cansancio y mantener tu capacidad de reflejos. Y si tu trayecto es de larga distancia, no olvides hacer una pausa cada 200 km o cada 2 horas, para descansar y rehidratarte. Recuerda que las personas mayores necesitan un aporte extra de agua para mantenerse hidratados, ya que la proporción de agua en el cuerpo y la sensación de sed, van disminuyendo con la edad. Un buen hábito para prevenir un golpe de calor es dejarles siempre cerca una botella de Agua Mineral, y recordarles que deben beber agua de forma regular (unos 150 ml cada hora).La hidratación de los más pequeños necesita una atención especial, debido a que todavía no son conscientes de la sensación de sed y además poseen una menor capacidad para expresarla. Por ello, los niños son más propensos a sufrir un golpe de calor que los adultos; asegúrate de que están bebiendo el agua necesaria y evita la exposición prolongada al sol, sobre todo en las horas centrales del día. Durante el embarazo, el umbral de la sed aumenta y es necesario beber más (entre 2,3 y 2,5 litros de agua al día), además, la temperatura del cuerpo de las mujeres crece de un modo natural como consecuencia de su estado. Por ello, las gestantes son más susceptibles de padecer un peligroso golpe de calor durante los meses de verano. En este estado y esta época del año, es de vital importancia mantenerse constantemente bien hidratadas y permanecer atentas a los principales síntomas del golpe de calor (dolor de cabeza, mareos, náuseas e incluso vómitos).En los bebés recién nacidos, el sudor no es tan visible porque digamos que “su termostato”, el sistema de regulación de su temperatura, aún es inmaduro, así que debes tener especial cuidado de que estén bien hidratados durante las épocas de más calor.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios.:

Las opiniones vertidas en este portal son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento ni línea editorial de CharataChaco.Net

Concejo Deliberante

Cultura y Espectáculos

Charata Chaco

Sobre Charata

General Pinedo